EL LÍQUIDO PRE SEMINAL Y EMBARAZO SIN COITO

 Advertencia previa.

 Este blog ha sido realizado por un profesional no medico, teniendo en cuenta información científica y valida disponible así como mi propia experiencia. Su tema principal es “Liquido pre seminal y embarazo sin coito” y en ese marco se desarrollará gran parte del blog, no hemos incluido cuestiones sobre enfermedades venéreas ni otros temas que si bien son importantes rebasan los límites planteados para este trabajo. Según mi criterio, algunos temas complementarios que se deberían leer son: fecundación, enfermedades de transmisión sexual, métodos anticonceptivos y anatomía del aparato reproductor masculino y femenino. Esto como recomendación, pues cabe mencionar que este trabajo cuenta con importante información sobre su tema de interés basada en información fidedigna y confiable.

 ***

 Tal como se ha venido diciendo, la información es particularmente valiosa siempre y cuando provenga de fuentes confiables, validas, imparciales y comprobadas. Mi duda sobre la posibilidad de embarazo sin penetración y, como racionalización para ello, la posibilidad de fecundación que pueda tener el líquido pre seminal, provino de mi propia vivencia. En los foros y otras fuentes vamos a encontrar relatos de gente a quien “le paso” o más bien a gente que dice que “le paso a una amiga de su amiga” o que le “contaron que una vez le había pasado a una chica”, todo lo cual es especulativo y falso.

 Para exponer el tema de manera ordenada y coherente, iniciaré mencionando dos historias de “embarazos sin penetración”, seguido de una explicación sobre lo que es el líquido pre seminal, luego contestare algunas preguntas frecuentes, seguido de algunos casos prácticos reales para continuar con unas conclusiones practicas y recomendaciones finales. Para todo esto, me he basado en fuentes validas y fidedignas, las cuales estarán a disposición en la bibliografía para que quien guste profundizar o indagar por si mismo así lo haga.

 1.      DOS CASOS DE EMBARAZO “SIN COITO”.

 A continuación, expondré los dos únicos casos “documentados”, léase bien, los dos únicos casos “documentados” de embarazos sin coito (ojo con las comillas), ambos datan del siglo XVII y XVIII respectivamente, es decir, antes del advenimiento del positivismo científico y desde luego antes de que se hayan dado los principales descubrimientos científicos en la biología, medicina y demás ciencias.

Caso 1.

 Un panfleto de ocho páginas publicado en Paris en Febrero de 1637 describió un inusual caso de embarazo sin coito.

  Magdeleine d’Auvermont de Grenoble, decía el panfleto, había recientemente dado a luz a un hijo, Emmanuel. Pero cuando ella lo hizo, sus parientes inmediatamente la acusaron de adulterio y la llevaron a examinar para declarar a su hijo ilegitimo

 Su caso parece incuestionable, después de todo el esposo de Magdeleine había estado ausente por los pasados cuatro años. Sin embargo, Magdeleine insistía que había permanecido casta, y ofreció una inusual explicación de cómo se había embarazado. Ella dijo que había soñado teniendo relaciones con su esposo y la siguiente mañana había sentido las señales del embarazo. Nueve meses después ella dio a luz a su hijo.

Durante la exanimación, cuatro comadronas testificaron que ellas se habían embarazado también sin coito, y cuatro doctores de la universidad de Montpellier firmaron un certificado hacienda constar que tal cosa era posible. Los jueces de Grenoble decidieron que el padre ausente fue de hecho el padre del niño y que este era, por lo tanto, legitimo.

El reporte de este veredicto causo revuelo. Pero cuando el parlamento de Paris considero el caso un año después, estimo que el reporte debió ser una broma. Notaron que los nombres de la madre y el hijo sugerían una parodia del nacimiento de Cristo, así también como el hecho de que la sentencia de Grenoble fue realizada en día de Carnaval.

Caso 2.

 En 1750 la Real Sociedad Británica recibió un curioso reporte titulado Lucina Sine Concubita, el cual traducido significa “Embarazo sin coito”.

 En la carta, el escritor argumentaba que una mujer puede embarazarse sin haber incurrido en actividad sexual, debido a la presencia de microscópicos “floating animacula” (animales flotadores) existentes en el aire. El autor decía haber aislado algunos de estos animacula usando “una maravillosa, maquina cilíndrica catoptrical, rotundo-concavo-convexa”. Cuando el examino este animacula bajo el microscopio encontró que tenían la forma de un hombre y una mujer en miniatura. Este descubrimiento, sugería que se encaminaba a la restitución del honor de una mujer, las cuales no podían de otra manera explicar los embarazos. Un grabado que acompañaba la carta mostraba un “floating animacula” abordando una mujer dormida.

 El autor concluyo proponiendo, a propósitos de experimentación, que se firme un real edicto prohibiendo el coito por un año. La cata estaba firmada por Abraham Johnson, seudónimo de Sir John Hill. Su intento aparentemente fue satirizar la teoría “espermista” que sostenía que  el esperma consistía de hecho en pequeños hombres (homunculi) que, cuando eran colocados dentro de la mujer, se desarrollaban en niños.

La carta probó ser muy popular y fue impresa y distribuida en ampliamente en Europa. También se dice que Hill escribió la carta como vendetta por habérsele negado la membrecía en la Real Sociedad.

 * Como podemos ver, ambos casos no tienen ninguna validez científica, sino son parte del anecdotario. El primero trata obviamente de encubrir el engaño al marido, los doctores, ignorantes a la época de los mecanismos de procreación, pensaron que era posible el embarazo tan solo con que la mujer pensara en tener relaciones con su esposo. En el segundo por el contrario se basa en una vendetta científica ridiculizando una teoría que aunque incipiente muy atinada, desde luego se concluye que no se puede dar el embarazo sin coito, y en ese caso, la ridiculización iba hacia la ciencia. Léase bien las dos historias y nótese el énfasis en la virtud de la mujer, la cual tenía que ser respaldada a toda prueba y debía explicarse los embarazos fuera del matrimonio de cualquier manera.

 Estos son los dos únicos casos que se refieren al tema de “embarazo sin coito” que he encontrado luego de una ardua búsqueda, los he traducido para que consten en el blog, la cita correspondiente esta al final de la pagina y corresponde a la web “Historia de los Fraudes” en donde se incluye mucha de la mitología médica. Por eso, tenemos simplemente que desconfiar y descartar cuando se nos presentan historias como estas, referidas a “alguien que le pasó” o que fueron “contadas por una amiga” o porque “salió en un programa de radio”. Recordemos que hoy por hoy el internet es el medio mas eficaz de comunicación y cualquier noticia de este tipo seria publicada por este medio y las encontraríamos por decenas si no cientos, en el caso que sean reales, pero al no serlo simplemente forman parte de la mitología y generan temor, inseguridad y desinformación.

2.      El LÍQUIDO PRESEMINAL O, EN INGLES, PRECUM

Es un líquido poco denso y transparente secretado por las glándulas de Cowper, que se ubican bajo la próstata y desembocan en la uretra. Este fluido tiene características alcalinas que neutralizan la acidez de la uretra para que se de el transito normal del semen a través de ella.

Ahora bien, entrando en lo que nos interesa: ¿contiene el líquido pre seminal espermatozoides?

La respuesta, según los estudios publicados al respecto es NO. Existen varios estudios, dos de ellos de disponibilidad pública en los que se establece que no existen espermatozoides en el líquido pre seminal. Citando el estudio de Zukerman, et al (2003) menciona: “las muestras de secreción fueron cuidadosamente examinadas bajo microscopio de luz, en ninguna de las cuales se encontró espermatozoides”.

De la misma manera, otro estudio llevado a cabo por la Organización Mundial de la Salud y la USAID (Agencia Estadounidense Para el Desarrollo Internacional)  y publicado en la revista académica Contraception Technology Update (1993) menciona lo siguiente:

“la mayoría de muestras de liquido pre eyaculatorio no contenían espermatozoides y, aquellas que lo tenían tan solo contaban con un pequeño grupo con una mínima cantidad de espermatozoides al parecer inmóviles”

“un estudio de la OMS/USAID muestra que la tasa de embarazo causada por hombres con 3 millones de espermatozoides por mililitro de eyaculación es muy bajo; los clínicos de fertilidad consideran que un hombre con no mas de 5 millones por mililitro es infértil, particularmente si existe baja movilidad. La eyaculación promedio tiene cerca de 100 millones de espermatozoides por mililitro, de ellos 10 millones pasan a través del moco cervical, cerca de 1 millón lo hacen a la porción superior de el tracto uterino y, tan solo 100.000 espermatozoides llegan a las trompas de Falopio. Entonces, solo un par de espermatozoides, asumiendo motilidad, llegarían a las trompas del Falopio en el caso de las muestras de liquido pre eyaculatorio con algo de esperma, los cuales tienden a ser inmóviles (…) entonces, la probabilidad de embarazo es muy baja si el liquido pre eyaculatorio entra en la vagina”

De lo anteriormente citado podemos inferior lo siguiente:

1. En el estudio de 1993 se menciona que el liquido pre seminal no contiene espermatozoides en la mayoría de las muestras tomadas y, en el caso de que los contuviera estos son pocos e inmóviles (al respecto debemos tomar en cuenta que si son inmóviles, no pueden desplazarse hacia el ovulo, pece a estar vivos). En tanto que el otro estudio de 2003 menciona que en ninguna de las muestras existió espermatozoides, todo lo que nos lleva a concluir lo siguiente:

a.  El liquido pre seminal por si mismo carece de espermatozoides pues no es producido ni secretado por los testículos.

b.  Sin embargo, luego de una eyaculación normal suele quedar una porción de semen en la uretra de manera que, al tener otro contacto intimo o auto-estimularse y producirse la excitación sexual, el liquido secretado por las glándulas de Cowper que sirven como vimos para quitar la acidez a la uretra, debe obviamente pasar por la uretra y es en ese momento cuando puede llevar espermatozoides de una eyaculación anterior.

2.  El estudio de 1993 también nos brinda otros datos a saber: a) un hombre con una eyaculación menor a 5 millones de espermatozoides por mililitro se considera infértil, b) los embarazos producidos por hombres con eyaculación de 3 millones/ml es muy baja, c) en promedio un hombre corriente eyacula 100 millones/ml, d) 100.000 de esos 100 millones de espermatozoides llegan a las trompas de Falopio. Entonces analicemos estos datos:

 a.  Con una eyaculación completa de 100 millones en una relación sexual sin protección, 100.000 de ellos llegan a las trompas (entendemos entonces que en términos generales se distribuirán en las 2 trompas, de ellas solo 1 trompa contiene ovulo) sin que ello signifique embarazo seguro.

b.  Si alguien es considerado infértil con eyacular 5 millones de espermatozoides y los estudios indican que con 3 millones casi no se puede dar el embarazo, la posibilidad de que ocurra con el líquido pre seminal es mínima si se lo deposita dentro de la vagina y nula cuando se lo deposita en la vulva o fuera de la vagina.

%d bloggers like this: